Cómo aprovecharnos de la pauta del cliente